Empaquetamiento de arroz exportable. (Fuente: VNA)
Hanoi (VNA) – El Ministerio de Industria y Comercio de Vietnam planea diversificar los mercados importadores de arroz y cambiar los receptores principales, a fin de incrementar el volumen y el valor de las exportaciones de ese rubro esencial del país.  

Vietnam, que  mantiene durante años su posición entre los tres mayores exportadores mundiales del grano, vende actualmente una amplia gama de productos en casi 150 países y territorios. Especialmente, el arroz vietnamita obtuvo el acceso a mercados exigentes como Corea del Sur, Japón, Estados Unidos y la Unión Europea.  

Según datos oficiales, en los primeros nueve meses del año el país envió al exterior casi cuatro millones 900 mil toneladas para ingresar dos mil 460 millones de dólares, cifras que representan incrementos interanuales de 5,9 y 20,5 por ciento en el volumen y el valor, respectivamente.  

Notablemente, en septiembre pasado las exportaciones superaron las 360 mil toneladas, con valor de casi 174 millones de dólares, equivalentes a reducciones de 40,6 y 41,4 por ciento en comparación con agosto.  

En los primeros tres trimestres de 2018, el precio promedio del arroz doméstico en el mercado global subió 13,7 por ciento para alcanzar 502 dólares por cada tonelada. Los receptores asiáticos representaron el 60 por ciento del total, África, un 22 por ciento, América, ocho por ciento y Europa, cinco por ciento.   

Pese a esos datos, el jefe del Departamento de Exportación e Importación del Ministerio de Industria y Comercio, Phan Van Chinh, admitió que la nación exporta un abultado volumen de arroz pero los ingresos no se corresponden. 

También reconoció que el arroz nacional todavía no obtiene el reconocimiento de los consumidores globales y tampoco satisface la demanda variada de los mercados, mientras los procesos de acumulación, procesamiento, almacenamiento y preservación del grano muestran ineficiencias.  

Atribuyó esa situación a la baja calidad de los productos, debido a la pequeña escala de cultivo en Vietnam.

Entre tanto, añadió, persiste la ausencia de nexos estrechos entre las partes vinculadas con la producción y exportación, hecho que –recalcó Van Chinh– hace a los cultivadores vulnerables ante cualquier inestabilidad en el escenario global.    

El funcionario señaló, además, la insuficiente capacidad de las empresas nacionales a la hora de investigar y obtener acceso a los mercados, así como a negociar y cumplir los contratos, resolver los litigios comerciales e integrarse a las cadenas de valor globales.  

Al mismo tiempo, manifestó su preocupación ante el hecho de que la marca de arroz vietnamita todavía no es reconocida por la mayoría de los consumidores extranjeros.  

Van Chinh también se refirió a las crecientes barreras no arancelarias que obstaculizan las exportaciones del país, citando como ejemplo la restricción por China sobre las compras, mediante un estricto control de la cuota y la higiene alimentaria de las importaciones.  

No solo en China, esa tendencia se adopta en otros países, acotó.  

No obstante, el funcionario consideró que ese hecho estimulará a las empresas nacionales a elevar su competitividad y profesionalismo ante rivales como Tailandia, la India, Bangladesh y Myanmar.  

De acuerdo con Huynh Van Thon, presidente de la Junta Administrativa de la compañía Loc Troi, Vietnam debe desarrollar las cadenas de valor sostenibles para mejorar la competitividad de sus productos de arroz.  

La producción en cadenas posibilita a las firmas controlar estrictamente la calidad del grano y elevar su prestigio, aseguró, y recabó un mayor apoyo del gobierno para conectar a los cultivadores, científicos y empresas.  

Informó que Loc Troi lanzó al mercado la variedad Vibigaba, un producto con alto contenido nutritivo y reconocido por el Ministerio de Salud como un alimento funcional.

Por su parte, Duong Ngoc Mai, responsable de los mercados asiáticos y africanos en el Ministerio de Industria y Comercio, sugirió que en lugar de exportar sus productos existentes, Vietnam puede ofrecer variedades de alta calidad que el mercado global necesitará en el futuro.  

Para hacer realidad esa visión, recomendó, los exportadores nacionales deberán construir y promocionar la marca comercial de los productos de alto valor e impulsar sus exportaciones a los receptores importantes.  

Mientras, el viceministro Do Thang Hai aseguró que esa Cartera prestará mayor atención a los mercados potenciales como África, Medio Oriente y Asia Occidental y Meridional, así como Rusia y la Comunidad de Estados Independientes.  

De acuerdo con el Subtitular, esas economías pueden consumir los productos de primera categoría de Vietnam. En ese sentido, se prevé que para 203, los países asiáticos solo representen el 50 por ciento de las exportaciones; África, 25 por ciento; América, 10 por ciento; Europa, seis por ciento; y el resto del mundo, nueve por ciento.  

Thang Hai también llamó a las autoridades, asociaciones profesionales y empresas a adoptar cambios sincrónicos en la producción para crear artículos de gran valor y promocionar la marca comercial del arroz vietnamita, posibilitando el ingreso sostenible del grano en los mercados extranjeros. – VNA