Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Hanoi  (VNA) – El presidente de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, Bernd Lange, reveló que se espera que el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la Unión Europea y Vietnam sea firmado en la Cumbre de la Reunión Asia-Europa (ASEM) en octubre o en algún momento en noviembre de este año.

En una reunión de prensa efectuada la víspera aquí, Lange, quien se encuentra en una visita de trabajo en Vietnam, informó que el TLC se ha perfeccionado después de una serie de esfuerzos para resolver problemas técnicos y que el convenio está listo para ser traducido a 24 idiomas oficiales de la UE y enviado a los 28 países miembros para su consideración.

Con respecto a la ratificación del acuerdo, el funcionario sostuvo que esto es responsabilidad de ambas partes y expresó su deseo de que ese proceso se termine dentro de este mandato del Parlamento Europeo, que finalizará alrededor de marzo o abril de 2019.

Señaló que durante su visita a Vietnam, se reunió con los dirigentes del gobierno vietnamita para discutir cuestiones tales como las reformas del Código del Trabajo y las enmiendas a la Ley de Sindicato.

Ambas partes deben esforzarse por resolver problemas pendientes, mientras el Parlamento Europeo considera y ratifica este acuerdo, agregó Lange.

La TLC generará una serie de oportunidades tanto para las empresas de la UE como para las vietnamitas, apoyando así el desarrollo de ambas partes a largo plazo, aseveró.

Manifestó su impresión ante el reciente crecimiento económico estable de Vietnam, con una tasa de crecimiento promedio del Producto Interno Bruto de más del seis por ciento.

Este acuerdo ofrecerá a Vietnam la oportunidad de obtener un mejor acceso al mercado europeo y atraer más inversiones extranjeras directas, apuntó.

Puntualizó que hay ciertos desafíos que la UE y Vietnam deben manejar, incluida la forma de mejorar la conciencia entre las empresas, especialmente las pequeñas y medianas empresas, de los beneficios del TLC.

Señaló que pocas pequeñas y medianas empresas realmente entienden los beneficios directos de este pacto comercial, por lo que las dos partes deberían ayudar a ellas en el desarrollo de sus capacidades. VNA